martes, 15 de mayo de 2012

PENSAMIENTO



Entender los procesos psíquicos como entidades separadas seguramente no se corresponde con la realidad del psiquismo humano, que se caracteriza por su unidad, dinamismo continuado e interrelación entre todas sus funciones. Sin embargo, a los efectos de su estudio parece que no queda más remedio que realizar un esfuerzo analítico y “trocear” la mente humana en sectores diferenciados, cuando en realidad no lo son tanto. Es así como hablamos de sensaciones, percepciones, atención, conciencia, memoria; y ahora toca referirnos al pensamiento. ¿Qué diferencia hay entre el pensamiento y la conciencia o la mente? ¿Cuándo pensamos no nos estamos representando imágenes obtenidas de nuestras percepciones o del recuerdo de experiencias pasadas? ¿Poner en funcionamiento la memoria no es también pensar? La idea de “pensamiento” efectivamente puede ser muy vaga o general y, en su aplicación, identificar procesos diversos. Sin embargo, podemos subrayar algunos aspectos  que pueden ayudar a su definición.

Nuestro psiquismo está recibiendo información de manera continuada a través de los procesos perceptivos, pero también está recordando experiencias pasadas o imaginando posibilidades futuras. Pensar sería la actividad mental por la cual ordenamos toda esta información, la relacionamos entre sí, sacamos conclusiones, valoramos y emitimos juicios, construimos estrategias para resolver problemas. El pensamiento sería justamente aquella capacidad que de receptores pasivos de información nos convierte en productores de conocimiento. Mediante el pensamiento nos podemos separar de la realidad particular y concreta de los objetos del  mundo real, y reconstruirlos significativamente. Lo propio del pensamiento es ser una actividad que puede darse en ausencia de las cosas que impresionan nuestros sentidos, es decir, que en sus formas más desarrolladas es capaz de abstraer.

El pensamiento cuenta como actividades principales el generalizar observaciones particulares y construir modelos, conceptos o categorías. También relacionar estos conceptos para formular enunciados o proposiciones. Utilizar estos enunciados de manera lógica para obtener conclusiones, es decir, desarrollar razonamientos. La estructura del pensamiento humano tiende a ser lógica o coherente, su fluir intenta ser controlado e intencional, procura responder  a preguntas, resolver incógnitas o solucionar problemas. Justamente el pensamiento sería aquella actividad humana que nos distingue como especie animal, es decir su capacidad racional.
La reflexión sobre este aspecto de la vida humana ha llevado desde siempre a la formulación de interrogantes tales como: ¿Para conocer el mundo qué es más fiable la información empírica que obtenemos a través de los sentidos, o los razonamientos lógicos que desarrolla la razón?  ¿Ante los problemas que se suelen plantear durante la vida cotidiana qué es más conveniente, hacer prevalecer el dictado de la razón, o escuchar la voz de los sentimientos? Preguntas que la Psicología seguramente no puede responder, y que más bien quedan como cuestiones fundamentales de la reflexión filosófica. Por ello en este apartado nos limitaremos a describir de una manera sintética aquellos rasgos generales que caracterizan la actividad de pensar. En esta descripción haremos especial hincapié en la relación que se puede establecer entre el pensamiento y otra de las capacidades específicamente humana que es el lenguaje. En relación a esta última cuestión veremos diferentes perspectivas encontradas: aquellos que afirman que el lenguaje es un producto del pensamiento, otros que ponen el acento en como las diferentes formas de lenguaje pueden determinar diferentes maneras de pensar, hasta aquellos que defienden una relación de mutua interdependencia entre pensamiento y lenguaje, llegando incluso a afirmar que entre ambos no habría una efectiva diferenciación sino que más bien expresarían dos caras de una misma capacidad simbólica: cuando pensamos no hacemos más que hablar en silencio, y cuando hablamos representamos mediante signos nuestros pensamientos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada